10 de December del 2012

MARRUECOS PROFUNDO 2012

Ficha técnica:
-31 personas participantes
- 6 Quad
- 6 ATV
- 5 UTV
- 7 motos
- 10 vehículos de organización: 2 ATV, 3 pickup, 2 minibus, 2 todoterrenos y 1 camión
- 1405 km de ruta en quad en 6 etapas + 2 enlaces de minubús de 200kms cada uno
- 400 km de traslados por carretera Ouazarzate - Marrakech y vuelta.
- Avión de ida: Madrid – Marrackech / Vuelta: Marrakech – Madrid
- Altitud Máxima en ruta: 2654 m
- Altitud Mínima en ruta: 423 m
- Por mucho que uno intente tener las cosas bajo control, las grandes rutas y los viajes de aventura siempre cuentan ciertas cosas imposibles de prever, que son al mismo tiempo las que le dan ese punto extra de interés a toda gran aventura. La climatología, los problemas mecánicos, o incluso las enfermedades, se unen a las dificultades propias de la conducción en un terreno o un país desconocido, para aliarse en nuestra contra. La superación de esos retos y la solución de las diferentes vicisitudes que se planteen es lo que más reconforta nuestro espíritu aventurero y nos empuja a buscar nuevos retos.
De todas nuestras rutas a Marruecos, este año ha sido el año en el que más situaciones se alinearon en nuestra contra, pero conseguimos impedir que ello perjudicase la buena marcha de la ruta. Ponerse en buenas manos es primordial, y gracias a la organización experta de AfricaStar4x4 conseguimos superar cada reto y enfrentarnos al recorrido superando todos los pormenores para disfrutar de los paisajes y paisanaje de este país tan impresionante.iempo total en movimiento ruta offroad: 65 horas con 11 minutos

No pudimos empezar de peor manera. La climatología adversa nos sorprendía con una fuerte nevada en nuestro primer día, mientras realizábamos un enlace por carretera en autobús hacía el punto de inicio de nuestra ruta. Una fuerte nevada en el puerto de montaña que comunica Marrakech con Ouazarzate nos retenía 18 horas en el medio de la nada, obligándonos a dormir en nuestro minibús, a la espera de que las quitanieves acudieran en nuestra ayuda y la de varias decenas de vehículos que se alineaban en la carretera. Tres kilómetros de caminata hasta Taddert un pueblecito cercano donde comer “alguna cosa caliente” e intentar conciliar un leve, ligero y molesto sueño a la espera de nuestros rescatadores.
Tras solventar el problema y con el puerto del Tichka (2.200m) nuevamente abierto pusimos rumbo a Ouarzazate para poner en macha el plan previsto aun habiendo perdido buena parte del primer día de ruta. La primera etapa habría de recortarse con final en Zagora y con ello reestructurar todo el bucle previsto, optando por otro itinerario en los días siguientes, para no repetir caminos y adaptar las etapas para realizar el mayor número de kilómetros y visitar el mayor número de lugares interesantes posibles de esta zona tan espectacular en el interior de Marruecos.

Ouarzazate-Zagora, Zagora-Merzouga, Dunas de Merzouga, Merzouga-Erfoud, Erfoud-Dades y Dades-Ouarzazate, serían nuestras nuevas etapas para los días venideros, tanto o más interesantes que el recorrido planteado inicialmente. Contar con los recursos suficientes y tener previsto los problemas para dar con una rápida solución es lo que diferencia a un buen equipo de organización. Las complicaciones pueden en los peores casos llegar incluso a costarte la vida tal y como pudo comprobar nuestro compañero Jose Manuel de Huesca. Cuando nos disponíamos a iniciar la primera etapa, Jose Manuel sufrió un infarto de miocardio que hubiese podido fácilmente costarle la vida de no ser por la rápida actuación de nuestro equipo de apoyo médico y consiguiente traslado al hospital en Marrakech para realizar una intervención de urgencia para aliviar la obstrucción de su arteria. Desde aquí nuestro agradecimiento a Rodolfo Caria y Catalina Pereira por su labor.
Una vez en buenas manos para ser intervenido sin que su vida corriese ya peligro, arrancamos motores y nos dispusimos a completar nuestros recorrido.

 

Con el nuevo planning en marcha, recorrimos las primeras llanuras del Gran Sur hasta Zagora donde pondríamos fin a nuestra primera etapa. El nuevo contacto con las pistas del país, otra vez intenso. Kilómetros y kilómetros bajo nuestros neumáticos y cientos de pistas y opciones para disfrutar de nuestros vehículos sin límite. Aunque pronto las complicaciones volverían a repetirse y en esta primera etapa el CAN-AM Commander de nuestro compañero Jose sería una nueva baja. Tranquilo donde los haya y conocedor de las pistas marroquíes, se enfrentaba en solitario a un río con fuerte torrente nada aconsejable, que terminaría por arrastrar su Commader dando vueltas río abajo durante 200 metros. Una vez alcanzada a nado la orilla, el susodicho observaba con resignación la catástrofe. Una mala decisión que por suerte no acarreó más problemas que los puramente mecánicos en el vehículo. A partir de aquí y visto el caudal de los ríos aumentados por el deshielo de la nevada del día anterior, hizo intransitable el resto de la etapa.
La jornada contó con pistas amplias, planicies e interminables rectas con buen firme, donde solo has de preocuparte de conservar la mecánica para no castigar demasiado tu motor. Fin de etapa disfrutando del palmeral de Zagora, cena y pernocta preparados para enfrentarnos al día siguiente a una nueva aventura, en una ruta que se planteaba intensa.
Por suerte los problemas se habían terminado. En las etapas restantes apenas algunos problemas mecánicos que ralentizaban el grupo y nos obligaban a reagruparnos para esperar tanto al equipo médico como al apoyo mecánico, pero sobre todo diversión, conducción y adrenalina a raudales

La segunda etapa entre Zagora y Merzouga constaba de tres partes. Los primeros kilómetros con planicies desérticas, un segundo tramo que contenía el primer contacto con las dudas este año, y una parte final en la que se alternan tramos más sinuosos de piedras y llanuras. En general dunas solitarias, mares de dunas errantes y grandes llanuras desérticas componían la estampa del recorrido hasta Tafrout. Parada para comer y vuelta a nuestras monturas rumbo a las dunas de Merzouga. 285 km de etapa intensa por un paraje impresionante y final en el Hotel Xaluca Toumbouctou para disfrutar también de las bondades de la mejor hostelería marroquí.

La dureza de la etapa dejó fuera dos nuevas bajas, un Polaris RZR4 con problemas en el variador, y Yamaha Raptor que venía dando problemas desde el primer día.

La etapa más esperada en las dunas de Merzouga sería un año más una jornada intensa y llena de fuertes emociones. Arena y más arena, pendientes imposibles y también dunas bajas donde disfrutar al máximo de motos, quad y ATV como si de un parque de atracciones se tratase.
Con los waypoint de los oasis de ErgChebbi cargados en nuestros GPS, nos dispusimos a surcar este mar de dunas, navegando con GPS para completar el recorrido buscando el camino más corto, y así aportar un punto extra de interés a la jornada.
Al contrarío que en el resto de ocasiones en que visitamos la zona, para el que este texto os relata, no fue una buena jornada. Mi CAN-AM Outlander 800 dijo basta y gripó el motor posiblemente debido a haber absorbido polvo o partículas de arena por la admisión. A la espera del parte mecánico, le deseamos una pronta y rápida recuperación. Rescatamos el ATV con la inestimable ayuda de dos chicos bereberes que nos guiaron para salir del mismo centro de las dunas de ErgChebbi, surcando el laberinto de dunas para sortear las dunas más altas y buscar la mejor salida remolcando el vehículo con otro ATV. Nuestro compañero Diego, voluntario donde los haya, nos remolcó hasta el destino y se ofreció a llevarme al día siguiente. Gracias a él y a Luisma, que se ofreció a llevarme los dos últimos días, pude completar el recorrido sin tener que encerrarme en un todoterreno de apoyo. El compañerismo es otra de las grandes facetas de este tipo de rutas y de la gran mayoría de personas que participamos en ellas

ejando a nuestra espalda las dunas de Erg Chebbi, emprendimos la cuarta etapa rumbo Norte hasta el Oasis de Azarkan entre dunas y planicies desérticas. Esta fue la etapa más corta, pues la utilizaríamos para repartir la ayuda humanitaria que llevamos a varios pueblos de la zona y realizar alguna parada a modo de hospital de campaña con nuestro equipo médico si algún pueblo lo necesitaran. Cumplido el objetivo y tras solventar el papeleo para atravesar los controles militares de flanquean esta zona fronteriza con Argelia, cambiamos a rumbo Oeste para terminar nuestros pasos en el Hotel Xaluca de Erfoud, culmen del confort y buen gusto árabe en este tipo de establecimientos hoteleros.

La quinta sería nuestra etapa maratón. La más larga y complicada, y también la más dura con pistas de montaña, vadeos, pistas rotas y piedras por doquier. 285 km de recorrido desde Erfoud hasta Dades, atravesando el Jbel Saghro desde Alnif con un tramo inédito con una subida de montaña totalmente rota e impracticable para los todoterrenos. Una dura prueba para quad y motos, y un duro esfuerzo para todos los pilotos que contaba con el merecido premio de visitar y contemplar algunos de los paisajes más impresionantes de Marruecos. Pueblos y kasbah preciosos enclavados en frondosos valles, flanqueados por las impresionantes montañas de la cordillera del Jbel Saghro, y con los picos más altos del Atlas al fondo en el horizonte. Y por si eso no fuera poco, como colofón unas pistas sinuosas con buen firme que convencieron y llenaron los corazones aventureros de todos los participantes. Una jornada muy fura, e igualmente espectacular. En opinión de la mayoría, la más interesante de todo el recorrido.
Final en el hotel Xaluca Dades y masaje árabe reconfortante, para poner a tono nuestro maltrecho estado físico

 

Con el buen sabor de boca de la etapa anterior, encaramos el tramo final de 180 km desde Dades a Ouazarzate. Los kilómetros recorridos hicieron mella en muchas mecánicas y en esta etapa los mecánicos trabajaron duro para resucitar varios quad y devolverlos a la pista. Dos nuevas bajas en la etapa final y varias averías que nos ralentizaron el ritmo. Gajes del oficio y problemas a los que uno siempre se enfrenta en una ruta de largo recorrido. Un punto muy a tener en cuenta a la hora de preparar y revisar tu vehículo para tenerlo todo bajo control antes de encarar una ruta en Marruecos.
Comida en Toundoute en un bonito día recorriendo los primeros valles que conforman al sur, el laberinto de cañones, barrancos y desfiladeros de la cordillera del Atlas.

Cena de despedida y retorno a Marrakeck al día siguiente para disfrutar en el último día de la ciudad más turística del país. Los zocos de la medina con más de 9000 tiendecitas en 28.000 metros cuadrados de mercado (que es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1985) la plaza de Djemma el Fna y un inmenso laberinto de calles con un curioso y organizado caos difícil de comprender para una mente occidental. Y como remate final, en la discoteca Pacha Marrakech concierto de Soraya, para poner la guinda a una semana muy completa e intensa donde las haya.